"TENEMOS CÓDIGOS VETUSTOS Y NO ADAPTADOS A LOS TIEMPOS MODERNOS"

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Durante la apertura del año judicial 2012, el presidente Hugo Chávez, orador de excepción en esa jornada, instó a reformar las leyes y códigos que se quedaron en el pasado; incluso, puso a la orden sus poderes habilitantes para apurar las transformaciones.

Tulio Jiménez, presidente de la Corte Disciplinaria Judicial, estima que las palabras del Mandatario mostraron su disposición a colaborar "en función de obtener un sistema de justicia acorde con los tiempos que vivimos".

A su juicio, el Código Penal no aguanta más reformas, y se precisa uno nuevo. Jiménez, quien condujo la Comisión de Política Interior de la Asamblea Nacional cuando fue diputado, dejó listo un proyecto de Código Penal "ya listo para primera discusión". En su opinión, ha habido una mora en el Parlamento, que no ha afrontado estas discusiones.

Pero no es sólo el Código Penal el que se sienta en el banquillo de los acusados. El Código Civil "es obsoleto"; también lo es, en su opinión, el Código de Justicia Militar. "Todos deben ser reformados, o se deben hacer nuevos códigos, porque tenemos códigos vetustos y no adaptados a los tiempos modernos", subrayó, en entrevista con el Correo del Orinoco.

El penal, en particular, se ha convertido en algo "casi inmanejable" para juezas y jueces, abogadas y abogados, evalúa el presidente de la Corte. Por ello, la iniciativa del presidente Chávez "es loable y conveniente desde todo punto de vista".

¿LA HABILITANTE DEBE SER LA VIA?

Es una de las vías. El Presidente tiene esa potestad por mandato constitucional y con base en la habilitación que le dio la Asamblea Nacional. Pero si no es así, el Parlamento debería darle prioridad a esta tipo de trabajo, que es largo, que es arduo, pero que se requiere y que debe concretarse, porque se han dado avances.

El Código Penal actual ha sido remendado en varias oportunidades, reconoce Jiménez, "y han surgido leyes colaterales que hacen que el derecho penal sea difícil de manejar". Además, no regula materias que no fueron aprobadas porque no existían cuando fue aprobado, tales como la genética y la informática.

No es necesario partir de cero, insiste, porque hay papeles de trabajo, proyectos y otros documentos.

La Corte Disciplinaria Judicial está dispuesta a apoyar este proceso. "Creo que nosotros podemos contribuir con el saneamiento del Poder Judicial con nuestras decisiones", y de hecho "ya lo estamos haciendo", argumentó.

SIN TEMOR A LOS TEMAS TABÚ

Jiménez puntualizó que hay algunos temas que deben ser debatidos sin temor para poder ajustar el Código Penal a los requerimientos del país. Uno de ellos es el de la interrupción del embarazo, que genera una gran polémica. "Es uno de los puntos sobre los cuales hay temor", pero igualmente deben ser abordados, acotó. ¿Otros asuntos espinosos, por el forcejeo entre los sectores progresistas y los conservadores? "La eutanasia, que se discutió muchísimo" cuando la AN se planteó la reforma.

TAMBIÉN EL COPP

La semana pasada, el Jefe del Estado hizo alusión al Código Orgánico Procesal Penal (COPP), y sugirió una reforma puntual. "Creo que hay que hacer una revisión definitiva, porque también se han puesto remiendos" a un instrumento legal que todavía no cumple 20 años.

En opinión de Jiménez, "hay que adaptarlo a la realidad, porque como muchos han señalado, ese código no está adaptado a nuestra realidad". Aun cuando advierte que no es experto en derecho penal, el presidente de la Corte asoma que hay demasiadas trabas para los juicios, "y que se deben dar herramientas a la jueza y el juez para que tengan la posibilidad de arbitrar los casos que se presentan con mayor premura".

Por ello "la reforma debe hacer los juicios más expeditos, más eficaces, sin tantas trabas. Creo que por allí debe darse el cambio", lo que no implica una "justicia exprés".

CONCURSOS, PROBIDAD Y BUENA REMUNERACIÓN

Para Tulio Jiménez, otro elemento fundamental en la reforma del poder judicial es la selección de juezas y jueces mediante concurso, lo que implica "incidir sobre la formación de las personas que esperan ser juezas y jueces". El país requiere "jueces probos, bien formados, justamente remunerados. Necesitan tranquilidad económica, porque para administrar justicia se necesita tener la cabeza despejada, pero también porque son funcionarios expuestos a la tentación".

Igualmente se debe realizar un esfuerzo especial para reforzar la formación de juezas y jueces.

No obstante, pese a las críticas, sí se han registrado cambios favorables "y la diferencia es del cielo a la tierra" si se compara con el pasado reciente. "La automatización de los tribunales es un hecho, y permite hacer las cosas de manera más rápida. Han ocurrido avances en varias jurisdicciones", resaltó.

DIFICULTADES PARA LA JUSTICIA

En sus palabras del pasado martes, el Jefe del Estado llamó la atención, cordialmente, sobre el funcionamiento de la jurisdicción penal.

"Hay muchísimos factores que inciden en el proceso penal", precisó Jiménez. "La falta de fiscales y de defensores hace que las audiencias se posterguen de manera muy frecuente. En algunos casos la cuestión administrativa, el simple traslado de un procesado, causa retardo", describió. "La mayoría de las veces no pueden coincidir fiscal, defensor, juez en un mismo acto, porque no se dan abasto".

Además, "muchas veces quien determina quién va a los tribunales es el pran" o jefe de las mafias carcelarias. "Es una cosa que no hemos podido erradicar aunque se están haciendo inmensos esfuerzos".

A veces, el examen psicotécnico que se le debe practicar a la persona a quien le corresponde un beneficio "impide que se le dé la libertad".

Para Tulio Jiménez, hay algunos aspectos del ámbito carcelario que deben ser modificados: "Creo que la pernocta de familiares de los presos en los centros penitenciarios hay que revisarla, porque ha traído demasiados inconvenientes: heridos, muertos". Es "un problema muy serio", concluyó.

MUNICIPALIZAR LA JUSTICIA

En líneas generales, el sistema de justicia necesita más juezas y jueces, más fiscales, más defensoras y defensores, enumeró Tulio Jiménez.

"Llevar la justicia penal a los municipios es un gran acierto", que incluso factores de oposición avalan, afirma. "Claro que es viable", asegura, aun cuando esto implica, no sólo, tener juezas y jueces en los municipios, sino todas las "patas de la mesa" de la administración de justicia.

REGISTRO NACIONAL DE JUEZAS Y JUECES

A la Corte Disciplinaria Judicial le corresponde llevar un registro de las juezas y jueces del país, con datos sobre su desempeño. "Está casi listo. Lo anunciaremos pronto", adelantó Tulio Jiménez.

 

T/ Vanessa Davies
F/ Luis Franco